Search

Como cambiar un día que parecía ser malo en lo que en realidad es, un día con muchos aprendizajes


Los días "malos" en realidad son días que nos ayudan a aprender demasiado de nuestro exterior y de nosotros mismos, pero a veces nos estancamos en sentirnos frustrados y no nos concentramos en hacer que esos sentimientos y situaciones se conviertan en algo útil para nosotros. A veces hay algunos días en los que se presentan situaciones difíciles, situaciones dolorosas, o simplemente un día no es bueno porque no hay motivación en nuestro interior y no podemos si quiera levantarnos de la cama, ir a hacer eso que planeamos el día anterior o trabajar por nuestras metas. Todas estas situaciones generan bloqueos en nosotros, en nuestra mente, en nuestra energía, y no nos deja fluir, no nos deja estar en paz ni en armonía.

Por eso hoy te traigo ese post, donde te enseñaré algo muy poderoso para cambiar un día que parecía ser malo en una enseñanza muy poderosa para ti y para tu vida. Verás que con una sola acción cambiaras tu modo de ver las cosas y, por ende, el modo como ves los días “malos”.

Cuando una situación difícil se ponga frente a ti, simplemente permítete sentir en el momento lo que tengas que sentir. No reprimas emociones y vive el momento presente con lo que sientas en el momento. Después analiza la situación y analiza los sentimientos que está te causa y sobre todo el por qué, pero no el por qué externo sino el por qué interno. Hazte las siguientes preguntas:

- ¿Qué es lo que me hace sentir esta situación?

Toma las emociones de esta pregunta para la siguiente:

- ¿Qué es lo que me molesta/me pone triste/me frustra de esta situación?

Acá puedes describir a detalle, que es lo que te molesta de la situación. Intenta expresarlo todo y no guardarte nada. Después de desahogarte, pregúntate el por qué te hace sentir así:

- ¿Qué es lo que está dentro de mí que hace que esa situación me haga reaccionar de esa manera?

El primer pensamiento que venga a tu mente es importante y debes escucharlo. Permítete escuchar los pensamientos con tranquilidad y serenidad, esto se tratar de aprender a conocernos y tomar todas estas respuestas para después ver como podemos cambiar y mejorar.

Puedes hacer ese ejercicio meditando ya que te ayuda a tener más claridad sobre tus pensamientos y también te ayuda a relajarte y calmarte. Escucha tu voz interior y tus pensamientos, sea el que sea. Si te parece mejor, escríbelos y obsérvalos desde el papel. La respuesta siempre está en nuestro interior, pero nuestro ego no permite escucharnos y no hace buscar respuestas afuera cuando todo siempre está dentro de nosotros

Cómo un típ extra, después de que sepas que te hace reaccionar así, simplemente recuerda algo: tú tienes el poder de cambiar tu mente. Tú tienes el poder de cambiar paradigmas y de crecer. Convierte esa situación, esos sentimientos que te produce en un aprendizaje interno, conócete más y cambia eso que te hace tener bloqueos y no te deja avanzar. También ver las situaciones malas como un aprendizaje se llama resiliencia y es una práctica que te llevará a un nivel más elevado de conciencia y a tener más paz y tranquilidad en tu corazón y en tu vida. Cuando empiezas a ver la vida de esta manera creces como persona y te vuelves imparable. De esta manera es como un día malo se convierte en aprendizaje y deja de ser malo para convertirse en algo que nos sirve para crecer.


Esperamos que te haya gustado este post, síguenos en nuestro instagram @ilumier.s para más!

6 views0 comments